¿Qué es la violencia doméstica?

La “violencia doméstica” o “intrafamiliar” es la violencia que un individuo que realiza de manera reiterada o continuada contra un miembro de la familia o del núcleo de convivencia.

Se incluye en esta denominación el abuso por maltrato que perjudica la autoestima de una persona mediante burlas, insultos, abandonos o humillaciones.

En general, la agresión verbal o psicológica precede a la violencia física.

¡La violencia doméstica afecta de manera grave la salud mental de la persona!

Tipos de violencia doméstica

La manera más frecuente y más conocida de violencia doméstica es la que va dirigida contra la mujer. Pero hay otras formas de violencia intrafamiliar, bajo el contexto de poder.

Por eso contemplemos los siguientes tipos de violencia:

  • Contra la mujer: violencia machista, en todas sus formas. L’OMS cree que 1 de cada 4 mujeres en el mundo ha sufrido violencia de género.
  • Contra los niños y niñas: abuso sexual, violencia física, maltrato emocional, negligencia... Es especialmente grave porque afecta al desarrollo de la personalidad (se cree que en Europa lo sufren 1 de cada 5 menores).
  • Contra las personas mayores: el abuso físico, emocional, negarles las atenciones necesarias físicas o económicas, negligencia…. (Posiblemente crecen dado el incremento de la esperanza de vida y de la situación de dependencia de las personas mayores).
  • Contra miembros de la familia con discapacidad, aprovechando su vulnerabilidad.
  • Contra el hombre, a veces oculta.
  • Violencia de los hijos adolescentes o jóvenes contra los padres: conductas déspotas, violencia, amenazas...
  • De les parejas homosexuales: otra forma de violencia dentro de la pareja.
  • Contra un conviviente en un mismo hogar (personas que comparten piso), como el abuso sobre una compañera de piso por parte de un conviviente.

La violencia domestica se da en el contexto de una relación de poder y a menudo pasa desapercibida durante mucho tiempo, debido al miedo y al silencio de la víctimas.

¿Cómo saber si es violencia doméstica?

La violencia domestica y familiar puede implicar comportamientos diferentes con las víctimas. Reconocer las diferentes señales puede ayudar a detectar cuando puede haber violencia y permite tomar las medidas necesarias:

  • Maltrato físico: agresiones directas al cuerpo, amenazas, intimidación con cuchillos u objetos peligrosos, conducción peligrosa, destrucción de la propiedad, maltrato de los animales domésticos delante de los miembros de la familia, agresiones a niños, impedir que la persona pueda dormir.
  • Maltrato psicológico: amenazas de hacer daño físico a la víctima o a otras personas, intimidación, coacción, degradación y humillación, acusaciones falsas y ridiculización.
  • Abuso emocional: culpar a la víctima de todos los problemas de la relación, compararla con otras personas para bajar su autoestima, desvalorizarla, reiterarle la atención y el interés (por ejemplo, semana sin hablarle).
  • Abuso sexual: cualquier forma de actividad sexual sin consentimiento, causar dolor durante el sexo, agredir, practicar sexo coercitivo sin protección contra el embarazo o las enfermedades de transmisión sexual, utilizar insultos sexualmente degradantes.
  • Abuso social: aislamiento sistemático de la familia y los amigos mediantes técnicas de descortesía continua con la familia y los amigos, ir a vivir a sitios donde la víctima no conoce a nadie y la prohibición o el impedimento físico de salir y conocer a gente.
  • Abuso verbal: "desprecios" y humillaciones continuados, en privado o en público, con ataques que siguen temas claros centrados en la inteligencia, la sexualidad, la imagen corporal y la capacidad como miembro de la familia, padre o conyugue.
  • Abuso económico: control total de todo el dinero, sin acceso a las cuentas bancarias, proporcionando sólo una “asignación” insuficiente.
  • Abuso espiritual: negar el acceso a las ceremonias, impedir la contemplación religiosa, obligar a las víctimas a hacer cosas en contra de les sus creencias, denigrar los antecedentes culturales o utilizar los las enseñanzas religiosas o la tradición cultural como motivo de violencia.

¿Cómo afecta la salud mental?

En los adultos, la violencia doméstica provoca diferentes tipos de trastornos mentales, los más importantes son la depresión, la ansiedad y el trastorno por estrés post traumático.

La depresión se presenta con baja autoestima, sentimientos de inutilidad, de culpa y de ideas de suicidio,  entre otros síntomas.  La ansiedad se puede manifestar con crisis de pánico, ahogamiento, nerviosismo e insomnio. El trastorno per estrés post traumático aparece incluso mucho tiempo después del maltrato, con miedos, nerviosismo, pensamientos de angustia sobre los hechos traumáticos, pesadillas, pensamientos negativos, sentimientos de culpa, etc. y la tendencia a evitar situaciones que recuerden las situaciones traumáticas.

 A más, la violencia doméstica se asocia con intentos de suicidio y suicidios completados.

En el caso de los menores las consecuencias pueden ser más graves ya que pueden desarrollar una variedad de problemas de comportamiento, emocionales y funciones cognitivas como ahora menor rendimiento académico y aumento del trastorno del déficit de atención e hiperactividad. También se  produce un aumento de los niveles de ansiedad y enfermedades psicosomáticas como dolor de cabeza, quejas abdominales, asma, tartamudeo. También se asocia a comportamientos antisociales, implicación a la violencia en la calle o incluso en el parque infantil.

En los niños y niñas el abuso, el maltrato y la negligencia afectan a su desarrollo y maduración emocional. A lo largo de su vida, se ha relacionado como consecuencias el no haber completado los años de escolarización, tenían calificaciones profesionales más bajas, más probabilidad de estar  en el paro, eran más propensos a matrimonios inestables, y más probablemente realizaban intentos de suicidio. 

Aumento de la violencia doméstica con la pandemia del COVID-19

Debido a la COVID-19, las familias se han visto forzadas a desplegar nuevas maneras de convivencia, con nuevos roles y retos. Esto ha significado la aparición de nuevas maneras de violencia en aquellas familias en las que anteriormente ya existían formas violentas de relación.  

La misma OMS ha avisado del aumento de la violencia doméstica debido a la pandemia del coronavirus. Las restricciones de movilidad han ralentizado la transmisión del COVID-19, pero en muchas situaciones también han confinado las personas junto con sus agresores.  

¿Qué hacer delante de una situación de violencia doméstica?

Si necesitas ayuda, puedes acudir a diferentes servicios de atención, como centros sanitarios, servicios de información y atención a las mujeres (SIAD) o utilizar las líneas de atención telefónica y online:

  • Generalitat de Catalunya: Línea de atención contra la violencia machista 900 900 120, un servicio de atención permanente gratuito y confidencial que funciona todos los días del año, durante las 24 horas del día.
  • Teléfono ANAR de Ayuda a Niños y Adolescentes:900 202 010 funciona las 24 horas del día, dirigido a:
    • Niños y adolescentes (menores de edad) con necesidad de información, de orientación, ayuda y de protección.
    • Adultos que necesitan ser orientados en temas relacionados con los niños y adolescentes.

Si estás en peligro, llama 112. Es un teléfono gratuito.

RECUERDA: La violencia doméstica o maltrato habitual está considerado como delito (artículo 173 del Código, apartado 2).

Texto elaborado por profesionales de la Asociación Centro Higiene Mental Nou Barris.

Entidad proveedora:

catsalut
Con el soporte de:
ajuntament barcelona

Entidad miembro de:

forum salut

 


launio

 

responcat

Entidad acreditada por:

forum salut

launio

iso9001Comprometidos con la Calidad

La ASSOCIACIÓ CENTRE HIGIENE MENTAL NOU BARRIS

  • Esta certificada con la norma ISO 9001:2008 por tener sus procedimientos adaptados a esta norma de calidad